Archivo | mayo, 2013

¡Qué alguien piense en los niños!

12 May

Después de escuchar mucho acerca del “Mercado del Dulce” (mejor conocido como Mercado de La Merced), decidí ir a hacer mis compras en ese lugar.

Debo aclarar que lo que había escuchado del mercado no era necesariamente bueno, lo que es más, un paquete de barras de amaranto que encargué de ahí hace unos años, tuvieron como destino el bote de la basura después de que le encontré a una un cabello.

Total, que es un área muy difícil de transitar, y si bien el costo de los productos es bajo, la pérdida es total una vez que se les encuentra algo.

Compré una caja de gomitas de leche, y debí sospechar de su procedencia desde el momento en que noté que la parte de abajo del paquete estaba hecha con cartón (¿recliclado?) de rastrillos para rasurar.

 La caja, en la basura.

La caja, en la basura.

Pero no, no desconfié. Puse las gomitas en un frasco, y comí varias… hasta que derretí una de ellas sobre un pan (así son mis mañas), y descubrí una cucharacha, ya sin patas (ni alas, supongo), pero con una cabeza unida a un cuerpo a medio derretir.

Y como he dicho siempre, yo ya no importo, pero esos dulces se venden a los niños, ¡los niños!, y me da mucho asco pensar las cochinadas que les andan dando a los chamacos.

El engaño, no obstante, no terminó ahí. Compre unas Mangomitas, la del puesto pensó que yo no sabía leer, y me dijo que el bote traía 1 kilo y 100 gramos, aunque la etiqueta claramente dice “1 Kilo”, bueno, pero los productores de dicho confite tampoco fueron a la escuela, pues dice que la porción contiene 408 kilojoules, equivalentes a 6 kilocalorías, esto es, casi 100 menos de su equivalente real.

¿Kilo qué?

¿Kilo qué?

Y la Profeco, bien gracias.

Por último, me voy a quejar de la Pizza Charly, la de  Cuitlahuac, en Avenida Ceylan 318 . Col. Cosmopolita . Azcapotzalco (aclaro para no echarle tierra a otra).

Se me antojó, se me ocurrió comprar algo de lo que no tenía referencias. ¿Las consecuencias?  Un par de mini tortillas de harina con un queso grasiento, sin salsa, sin los ingredientes que decía la hoja, y más cara que las de marcas comerciales como Dominoe´s o Pizza Hut.

¿Cuándo se le quitará a uno lo menso?