Archive | junio, 2011

La escuela del siglo

29 Jun

No fue recientemente, pero con motivo del aniversario de la Academia Maddox del Estado de México, Cristina Pacheco en “Aquí nos tocó vivir” fue a dicho recinto a realizar entrevistas.

Los niños están en desarrollo y por lo tanto sus opiniones no siempre son maduras, pero los adultos son (o deberían ser) plenamente conscientes de la lógica detrás de lo que expresan y de los fundamentos en los que basan su razonamiento.

Así fue como pasamos de: Un grupo de niñas que repetían los valores inculcados, a una mujer adulta que repetía los principios de la educación que parecían revolucionarios hace un siglo.

No recuerdo el nombre de la persona, pero era la directora de la Academia, y a la pregunta de por qué aunque ahora que ya aceptaban impartir clases a niños los mantenían separados de las niñas la mujer indicó que el aprendizaje era distinto, ya que las niñas maduraban más rápido, además de que éstas últimas eran más afines al reconocimiento, mientras que a los niños les cansaba escuchar que hacían las cosas bien y eran más prácticos.

Ante semejante bomba la expresión de la pobre Cristina era como si estuviera reprimiéndose de aventar a la mujer una edición especial de todo el trabajo de Jean Piaget.

Ignoro totalmente de dónde sacó la señora directora esa teoría, pero me sorprende enormemente que aún hoy existan personas que sigan creyendo que las niñas “maduran más rápido” cuando está por demás difundido que dicha maduración se refiere solamente al estado físico.
Y no sólo eso, corrientes del aprendizaje que van desde la neurofisiología hasta el constructivismo señalan a la motivación como un elemento necesario para el aprendizaje; decir que los niños varones no requieren de este punto sería como argumentar que no necesitan de la memoria o del lenguaje.

Aún suponiendo que se refiriera a una necesidad de motivación distinta, la afirmación va en contra de los postulados de los grandes revolucionarios de la educación de los últimos 150 años, ya que gracias a trabajos como el del antes mencionado Piaget, así como de Vygotsky, Rogers, Coll e incluso Skinner, se difundió que las diferencias en el aprendizaje están definidas por procesos internos individuales que en ningún momento se distinguen por el género. Así por ejemplo, un aprendizaje significativo depende del contexto, del entorno, de los conocimientos previos y de la manera en que el material puede adaptarse a todos esos elementos, cuyo desarrollo y administración está relacionado al trabajo que cada alumno haga con sus recursos, mas no con las expectativas que su grupo social les haya asignado.

¿Cómo es que una mujer que no aprobaría un examen de primer semestre de pedagogía en la UAM puede ser directora de un colegio tan prestigioso?
La culpa no la tiene el indio, aunque sabemos que es poco probable que los padres de familia tengan un conocimiento sobre las teorías del desarrollo infantil (y no tienen por qué saberlo, para eso se supone que están dejándolos en manos de personas con los estudios adecuados), es preocupante que se dé por sentado que un maestro es capaz de enseñar sólo porque cobra muy caro.

Si así están las escuelas con alto índice de demanda, ¿qué esperamos de la educación pública? Gracias a los discursos de Elba Esther Gordillo (la del virus HLNL) creo que podemos vislumbrar que son tristemente similares, el rezago es generalizado, ahora las escuelas privadas sólo ofrecen el beneficio extra de enseñar inglés y un incongruente sentimiento de superioridad.

The art of plagiarising

25 Jun

I believe there’s an important difference between stealing a work of art by making it public, and claiming to have created it with the means of distributing it to make it public. The latter is a crime by the laws of Men and God, the first one is a blessing.

Those of us who create things: a dessert, a piece of clothing, a design, a song or a painting, usually hope others would also be able to appreciate it; not always as a need for recognition, and at least in my case I share to gain perspective of where my things stand. Even if I’ve never uploaded anything, the idea that one of my projects could be as useful and attractive to people that it could end up spreading all over the web is absolutely enchanting.

That’s why when I saw Fstopper’s “Stolen Scream” documentary on Noam Galai, the thing that called my attention the most wasn’t that his photograph had become viral, but instead that the author was upset about the lack of a monetary recognition.
I’m not going to say that money is dirty and that it corrupts art (because I believe I’ve said that on a previous entry from years ago when I was young and naïve), but due to the photography’s nature, it seems like it has been most widely used for graffiti art and banner to alternative or revolutionary events, which means that expecting fame for the anonymous work of others is quite ridiculous.

However, I felt I wanted to talk about this because of a segment of the film in particular: The part in which the author believes his photo was used on a famous book and attributed to another person.
But the book “Una pesadilla silenciada” (A silenced nightmare) isn’t more than the product of a small publishing house of Christianity books (a popular religion, but still a minority in the country where it was released). At their webpage, three people commented on what they say in Fstoppers’ film, and some misguided soul that lacked any kind of knowledge about how the internet works apologized and assured them that he had contacted Noam and nothing similar was going to happen again.

So, if Noam Galai was expecting an important payment for the book cover, he may have to begin making new plans.

Finally, I think Noam’s face resembles the one that comes out of the Wall during Pink Floyd’s aforementioned film, could it be that they’re, perhaps, related?

 

Noam's Work.

His weblog can be found here: screameverywhere.com/wordpress/

 

Empty Spaces From Pink Floyd's The Wall.

 

La trampa de un dialogo que se convirtió en discurso

24 Jun

Me parece que quienes pierden tras el supuesto dialogo entre Calderón y las víctimas de la delincuencia organizada son, como siempre, todos lo que habitamos este país.

Nadie esperaba que Calderón escuchara, pero es trágico que evadiera responder a un reclamo y prefiriera declamar con estudiada dicción ese mismo discurso oficial en el que la autoridad no se equivoca, pero sí sabe de excusas y justificaciones.

Calderón usó como argumento, ante la ineptitud de su gobierno, un montón de máximas obvias; por supuesto que Sicilia no pedía que se dejara a los delincuentes operar libremente, ni que los secuestradores se rediman, nadie con sentido común y amor por este país espera que los criminales sean los que cambien y que las autoridades bajen las armas.
Pero en este momento ya sabemos que todos los representantes de la ley están coludidos en alguna manera con los criminales, y por eso es que no estamos hablando de buenos y malos, sino de una situación en la que la población es atacada por el propio sistema, y no sólo esta sufriendo por los errores del gobierno sino que el gobierno los está considerando indignos de su atención.

Comentaba Calderón que la violencia no está por el ejercito, sino que porque existía la violencia es que habían acudido, y eso ya lo sabemos, lo que queremos escuchar de él es qué piensa hacer ahora que el ejercito no logro controlarla, que la violencia va en aumento, y que el resultado de su guerra contra el narcotráfico ha sido: Aumento de producción, aumento de consumo, aumento de poder entre los narcos, y su infiltración a todos en las instituciones oficiales.

¿Entonces?, nos quedamos como siempre, con un presidente autoritario, incapaz de ver mas allá de lo evidente, y que se siente atacado porque la gente está harta de su estupidez, como si todos debiéramos quedarnos callados y rezar mientras vemos que la nación es entregada directamente desde Los Pinos a los peores sádicos.

Radicalismo: López Obrador vs Javier Sicilia

9 Jun

Yo también fue de las personas indignadas durante la campaña negra contra AMLO en 2006, y traté de apoyar lo más posible al movimiento perredista después del fraude electoral.
No obstante, parece que empecé siendo parte de una minoría cuando denuncié en El Sendero del Peje que las acciones de AMLO (en ese entonces tomando decisiones autónomas por el caso Juanito) eran tan intransigentes como las de “la derecha” a la que tanto criticaba; se me dijo de todo, y entre los insultos que recuerdo fue clasificarme como PANista disfrazado.

No solamente Víctor (del SDP) pensaba así, todos los colaboradores se iban alejando de la realidad para vivir en un mundo en el que ellos eran los líderes de un movimiento popular que podía cambiar la historia, no parecían entender que si el pueblo los seguía también podía abandonarlos.

Y después de muchos años de lucha y pocos resultados en contra del arduo trabajo que realiza Calderón a favor de destruir el país, aparece la figura de Sicilia, quien como dice un artículo de Francisco Segovia en la revista Proceso de esta semana, es capaz de unir y no de separar.

Se incorporan los intelectuales; la clase media; los católicos que ya no ven en Calderón una opción para alcanzar una mejor sociedad, los universitarios; los mormones que sólo recibieron armas y burlas ante las amenazas del narco; los viejos; los pobres que del progreso sólo conocen las carreteras junto a las que viven; los empresarios que no son lo suficientemente ricos como para exigir sus derechos; los que no representan un buen lema de campaña y fueron olvidados e ignorados.
Es verdad que las caravanas y las marchas no son particularmente multitudinarias, pero son extremadamente plurales.

Claro que se ve bonito cuando un candidato presidencial besa a una viejecita con mandil y trenzas, pero ese no es el único México, aquí habitan toda clase de personas y si la opinión del pobre es tan importante como la del rico, también la opinión de la clase trabajadora de Reforma es tan importante como la de quienes trabajan en el campo.

Pero la izquierda radical no quiere que el mérito de generar el cambio se les vaya de las manos, y critican a Sicilia por todo aquello que ellos no están haciendo y que claramente nunca van a hacer, en este momento crítico, en esta oportunidad, no se dan cuenta que podrían unirse a un movimiento que eventualmente no tendrá más dirigente que a toda la población, pero al igual que el PAN, las televisoras y todos los políticos, su único interés es el protagonismo.

Andrés Manuel dejo pasar aquella “Marcha por la Paz” que apareció en el DF allá por 2004, dijo que los asistentes eran pirruris que no le merecían atención, no llenaban su cuota de pobreza para ser dignos de ser escuchados, así haya sido una marcha organizada por lo más obscuro del medio político, asistían seres humanos que habían perdido algo en el ambiente de violencia que comenzaba a crecer.
Esa es la diferencia entre los lemas egoístas que encumbran al “pueblo” y “El Pueblo”; la revolución no necesita líderes, sólo requiere unión.