Archive | enero, 2008

El arte como negocio

27 Ene

 Del confabulario de esta semana, una joyita que no pude evitar pulir.

La semana pasada se inauguró con bombo y platillo el museo nómada, estructura de bambú que domina buena parte del Zócalo capitalino. El recinto se convirtió instantáneamente en el suceso cultural del año: 30 mil visitantes en tan sólo dos días. Sin embargo, cabría preguntarse cuál es el verdadero discurso de la muestra de Gregory Colbert, así como la tramoya de las políticas culturales del GDF. El siguiente ensayo, “El new age nómada: Ashes and Snob”, aporta una visión crítica que, ante todo, nos advierte sobre los riesgos y perversiones de confundir arte con espectáculo.

El museo nómada: una mentira disfrazada de arte
Por JOSÉ LUIS BARRIOS

Emulando un cuadernillo hindú de papel hecho a mano, recibí el pasado martes 15 de enero una invita
ción para asistir a la recepción privada organizada por The Rolex Institute con motivo de la pre-inauguración de la exposición Ashes and Snow del artista Gregory Colbert. Desde luego fue un evento con todo y alfombra roja y la asistencia de distinguidísimas personalidades del mundo del arte y la cultura, ese mundo donde se confunde (¿deliberamente?) a la Callas con Maribel Guardia, a López Dóriga con Alain Finkielkraut. Bastó con entrar al recinto nómada de varios millones de pesos y 5 mil 600 metros cuadrados para de inmediato darse cuenta de la obscenidad con la que funcionan las relaciones entre poder, arte y política. Vayamos por partes: 
 Y por partes comenzamos, ¿Por qué se supone que habría de importarme quien es Maria Callas o querría yo buscarle una sustituta en el medio popular? (cosa que no existe). ¿Porque la Callas tenia una voz privilegiada?, ¿Porque le agrado la opera?, entiendo entonces que una música es inferior a la otra, no hay operas malas, no hay voces educadas que no sirvan al arte ni voces naturales que lo hagan, ya desde ahí, el asunto carece.
  No hay que olvidar también a aquel único tenor Mexicano que expresó su deseo por “recuperar” Oaxaca de manos de su pueblo que lo tenían secuestrado por culpa de un gobernante criminal al cual este señor moría por cantarle.

1. De la vida como materia estética a la estetización de la vida en la obra de Gregory Colbert
El new age ha sido durante las últimas tres décadas una de las versiones con las que el confort moral de la sociedad pequeño burguesa ha querido reconciliarse con el mundo natural. Si bien es cierto que en la Historia del Arte y de la Cultura las relaciones del arte con la naturaleza han sido una constante, también es cierto que en esta relación la naturaleza ha sido el trasfondo sagrado en el que se soporta el conflicto fundamental entre la vida y la humanidad. El new age, como toda falacia, parte de un engaño: la idea de considerar que la naturaleza, lo vivo, habita en estado de armonía consigo misma y que en algún momento existió un paraíso perdido donde la serpiente y el hombre convivían en paz perpetua. Como ya lo observara Adorno en el primer tercio del siglo XX: cuando se quiere explicar los hechos históricos y los procesos sociales y culturales por la construcción mítica de lugares originarios y anteriores a la historia, lo que se produce es un engaño. Un engaño que en el caso de las fotografías de Colbert se fabrica en tres registros: 
 La definición de New Age es totalmente propia de este autor, por lo visto es como el arte, cada quien la define como quiere pero basta una credencialilla para creer que se tiene la definición absoluta.
  Por lo demás, ¿qué tiene de malo que la naturaleza sea mas perfecta que el orden establecido por el ser humano?, perfección no significa la no destrucción o la eternidad, ¡por Dios!.
 Se necesitan mas que juegos de palabras para intentar decir algo que no se justifica sin ser descubierto.

1. La falacia de pensar que la fotografía es verdad porque toma lo real. Ya sus encuadres, tomas y desde luego la pose, nos muestran que esas imágenes dependen de la mirada del fotógrafo. No hay realidad porque no hay punctum o accidente, como afirmara Barthes. Apelar a la paciencia de la naturaleza para justificar la posibilidad de estas imágenes supone sobre todo pensar que entre el paisaje que depende de la mirada del artista y la vida animal existe una complicidad que no encuentro cómo justificar, y que en el mejor de los casos es una proyección de la fantasía del sujeto o sujetos sobre la vida natural. 
  Creo que nadie ha invitado a Barthes a un debate así que dejaremos la valuación por terceras personas para otra ocasión.
  La fotografía y todo el arte es SUBJETIVO, sí, difícil de creer pero lo que se espera ver en una fotografía es como vio algo otra persona, no nosotros. Si es la mas grande fantasía se puede ver, tomar como tal o cerrar los ojos, el bien y el mal no participan.

2. La exotización del otro como el único humano que es cómplice de la naturaleza y que verdaderamente la comprende. Esto quizá sea uno de los aspectos más problemáticos de estas fotografías. No sólo la vida animal está pensada desde una nostalgia más bien conservadora de lo que es la naturaleza, sino que al ubicar al otro (niño, mujer, etc.), la mirada del artista reproduce las formas de representación colonialista y logofalocéntrica de Occidente. El abuso de modelos infantiles en sus fotos son un recurso retórico que no funciona de manera muy distinta a la ética de la piedad del Teletón. 
  Su visión, por lo que entiendo, es que hay lugares, posiblemente lejos de aquí donde las personas no viven en un maravilloso estado de arte puro y hacinamiento, donde se respeta aunque sea un poquito mas la tierra que da de comer y un poquito menos los halagos que alimentan el alma. 

3. Finalmente, construir un espacio estético-fotográfico de representación a partir de una des-historización mítica del otro exótico y la naturaleza, no significa la realidad de la relación rural y el otro como salvaje, sino más bien la imposición de la mirada del artista como Sujeto colonizador que estetiza la naturaleza para el deleite contemplativo del habitante de la modernidad postindustrial, más si éste es el hombre-masa para el cual la naturaleza significa sobre todo disfrute y placer: la playa o la aventura. Un niño dormido sobre un elefante o unos chitas que pacientemente están echados a lado de unos seres humanos, emulan una nostalgia por un paraíso que en realidad nunca existió. Colbert fabrica una paz y una armonía que funciona más como consuelo que como realidad. Habría que preguntarle a un indio o a un africano si el paisaje es tan puro y los animales tan generosos, y si la vida humana se entiende sin el significado ético que tiene el trabajo en las relaciones entre cultura, arte y naturaleza. 
   La opinión del otro es la errónea, la que mitifica, la que no es real, la personal es siempre la correcta y por supuesto la única que debe aceptarse.
  No necesita existir una cierta imagen mas allá de la fotografía para compartir una ideología, y no necesita ser algo en lo que alguien mas crea para desear pensarlo o hasta plasmarlo.
  En el caso de hacer preguntas ridículamente patéticas a los indios o “africanos” sale sobrando por el simple hecho de que su opinión no tiene porque ser juzgada pues no andan por la vida pregonando que saben lo que es natural, lo que es arte y lo que es cultura.

2. El espacio nómada: bambú y concreto
Si Colbert estetiza al otro y a la naturaleza para des-historizarlos y despolitizarlos, la reciente política de cultura y deporte del Gobierno de Distrito Federal (viejo concepto de las relaciones entre arte y ejercicio de los regímenes populistas), léase pista de hielo y museo, pareciera que tiene un pobre entendimiento de la noción de espacio y arte público. Si bien es cierto que la reapropicación del espacio público por sus habitantes es una estrategia correcta de neutralización de la violencia cotidiana, esto no significa que cualquier actividad o evento artístico por hacerlo tenga sentido. No voy a discutir en este espacio la función política del arte como crítica y reconfigurador de la experiencia de lo común, que en última instancia es lo que define la relación entre estética y política, pero es sobre esta idea sobre la que habría que definir o al menos problematizar las políticas culturales no sólo del D.F. sino del país completo, en torno al sentido de las relaciones entre arte y espacio público. Sin embargo, considero oportuno tomar en cuenta esta idea para aproximarnos a las implicaciones que tiene no sólo el concepto de nómada sino también el de museo en el contexto del Zócalo como el sitio público más importante, por lo menos simbólicamente, de todo el país.

   Llegamos al meollo del asunto, el populismo. Los habitantes no pueden decidir por si mismos si quieren ir a patinar, a escuchar música, ver algo en la television, pasear a su perro o sentarse a las afueras de un Starbucks cafe, son las decisiones de los gobernantes que piensan en las masas los que los conducen.  El gobierno que construye bibliotecas inservibles gracias a la corrupción no es populismo, es educado, el que pone exhibiciones en el Zocalo es vulgar. 
Quizá lo más rescatable de la “intervención” de Colbert en el Zócalo sea la construcción efímera que realizó el arquitecto colombiano Simón Vélez. Sin embargo, no basta con la buena realización tanto esté
tica como técnica para que una construcción de tales dimensiones tenga sentido en un espacio como el Zócalo. Desde el problema de las relaciones de escala horizontal y vertical con la plaza, hasta su función, son problemáticos. A esto habría que añadir la confusión, que no es meramente semántica, de llamar museo a lo que es una mera museografía, es decir, a una escenografía que soporta una puesta en escena. Algo similar sucede con el concepto de nómada. Para alguien que esté mínimamente involucrado en las problemáticas del arte y la geopolítica contemporáneas, lo nómada supone algo más que el desplazamiento de una exposición de un lugar a otro, y otra cosa que una temática que lo relaciona con lo salvaje animal o lo “bárbaro” humano. Supone al inmigrante ilegal, al desplazado, el refugiado o al exiliado político y a la frontera; supone también la política de los afectos como forma de resistencia, y las formas y expresiones artísticas como desplazamientos del canon de lo bello y la movilidad constante del significante arte. En fin, supone algo más que la transferencia de la figura decimonónica del viajero o el antropólogo, algo que a la hora que se inscribe en su versión posmoderna new age, lo que produce es una pura estetización. Estetización a la que no es ajena el espacio expresamente construido para albergar la exposición Ashes and Snow. El bambú, la iluminación intimista y los ojos de agua que enmarcan los pasillos del recorrido, producen una suerte de Tiki room Zen a la Busch Gardens que no tiene nada que ver con el impulso, si bien caótico, por ello también vital y conflictivo del Zócalo. 
  ¿Minimamente involucrado en las problematicas del arte y la geopolitica contemporáneas?, ¿habla por todos?, ¿su opinión es valiosa por…?.
  Obviamente hay quienes entienden el zen como algo en todas partes, no solo algo que un “conocedor” clasifica como apto. Las definiciones de diccionario o enciclopedia llegan muy tarde a el lugar donde existen seres vivos que utilizan el lenguaje para comunicar ideas no para tratar de venderse a si mismos.

 La pregunta es clara: ¿puede pensarse un espacio de remanso cósmico en el centro de una de las ciudades más grandes y complejas del mundo? ¿Ironía o cinismo? Algo de eso, nada de remanso, pero sobre todo una pregunta que tiene que ver con cuál es la función del arte público como construcción de sociabilidad y lugar político. El mero intento de restituir y simular una complicidad “originaria” entre el espacio natural y lo humano a partir de la interrupción de la función política de lo público, es tomar jugo de uva en lugar de vino, tal y como sucede en las telenovelas. Si en la historia de la política cultural reciente, para la derecha Frida y Diego son capitales retóricos para legitimarse en las tradiciones del arte mexicano globalizado, pareciera que la izquierda coquetea con las formas suavizadas de la sociedad del espectáculo para prometer una modernidad y una vanguardia que por principio no tiene nada que ver con la puesta en escena de paraísos artificiales. Aún más, si quisiéramos limitarnos al mero asunto del diseño urbano, el emplazamiento de este espacio es una obstrucción a la traza del zócalo. Es cierto que lo mismo se podría decir de los templetes para los discursos de propios y ajenos, sin embargo su sentido y función son distintos. Este museo nómada es un espacio que se explica por su interioridad, lo que sin duda lo pone en conflicto con la función al menos histórica que tiene la enorme plancha del centro de la ciudad de México. Para decirlo en una palabra: la intervención de este museo en este espacio supone una transacción entre la noción aséptica del arte como contemplación y la afectación socio-política que lo define. Más fácil, entre la pista de hielo y el museo nómada, el Zócalo es más una suerte de Parque de diversiones que un lugar de flujo político; pero aún así, si tuviera que elegir entre la pista y el museo, prefiero la pista. Ésta al menos se acerca a ciertas formas de lo festivo y lo carnavalesco que le dan mayor legitimidad vital y social. 
  Ni clara ni ironía ni cinismo, se esta tratando de analizar con la ideología incorrecta una simple muestra fotográfica. No hay ficción que perseguir. La modernidad no tiene reglas, la vanguardia es un termino decadente, no hay paraíso real ni artificial, es ocioso también creer que hay una estética de un espacio publico, lo que ocupa no puede suponer nada porque el lugar es libre. Si la exposición fuera un mero atractivo digamos, para que las masas tengan la oportunidad de ver algo, una imagen, tal vez hasta algún paisaje que no les es familiar, ¿cual es la tragedia?. Hay filas de personas todos los fines de semana para el circo y no veo intelectualoides llorando amargamente a las mentes que se escapan.
  ¿Que se paga con impuestos?, también el narco, ¿y?.
 El Photoshop, aun y a pesar de todo no esta clasificado como arma de destrucción masiva.

3. La estetización zen como producción de engaño o el cinismo de la sociedad del espectáculo
Si bien es cierto que una ciudad como espacio fundamentalmente político no se entiende sin la práctica artística como momento crítico de la propia condición de lo político, es importante diferenciar en qué consiste una oferta que apuesta por la educación como construcción de subjetividad crítica y la idea del arte como espectáculo. En la crítica a la ilustración que en su momento hicieran Adorno y Horkheimer a la sociedad de masas, apuntaban las formas en que la industria cultural, uno de los productos más elaborados del capitalismo, era alienante en tanto hacía de la fantasía el instrumento mismo de la ideología dominante. Una maquinaria donde la radio, el cine, la televisión y los medios impresos, son las mediaciones y los soportes de las producciones imaginarias de la cultura como inhibidora de la afectividad y de la crítica.
   La educación (información) esta en muchas partes y pensar que una persona que observa una fotografía no se esta educando de manera alguna habla de una mente que desprecia bastante a las demás.
  No hay radio, peliculas o programas de television que engrandezcan el espíritu, mucho menos el periódico o un libro, todo esto se logra solamente con elementos cuidadosamente seleccionados por mentes entrenadas, los demás no pueden saber que lo que quieren o lo que les gusta esta mal.

La lógica de homogeneización de éstos opera bajo dos principios: la construcción de visibilidad del producto (objeto) y la fabricación de deseo en el consumidor. Algo a lo que sin duda no se puede sustraer la propuesta de Ashes and Snow, desde la cobertura que Televisa le dio, pasando por la alfombra roja donde el star system del canal de las estrellas desfiló, hasta una estética que sueña con la reconciliación a-histórica del hombre con los animales a partir de los lugares más comunes de la noción del arte. Este museo nómada es un alarde más de la sociedad del espectáculo y su delirio: una producción de la ilusión como engaño. Una maquinaria sin duda bien aceitada que busca elevar la credibiliad de la empresa al promover “actividades” culturales para el “pueblo” a partir de la puesta en escena de sus estrellas, que le representan una doble rentabilidad de imagen, de ahí la importancia de la teatralidad de la pre-inauguración. El objeto de la fantasía del entretenimiento se transfiere como receptor de arte a través del “actor”, el cuerpo del ídolo funciona como mediación entre la empresa y el “pueblo” para justificar la intervención del Zócalo. En suma, una transferencia de la fantasía del entretenimiento como legitimador de un gusto por lo new age. Lo menos que podemos hacer es tener alguna sospecha sobre el modo en que funciona la industria cultural como legitimadora del gusto por el new age: si no nos podemos conciliar con nosotros mismos como sociedad, a lo mejor vale la pena intentar conciliarnos con un elefante, un chimpancé o una ballena.
  Se me escapa un poco cual es el producto a consumir. Dudo mucho que Televisa o la librería de Bellas Artes vayan a sacar llaveros o botones como lo hacen con la basura de Frida Kahlo. No hay engaño si claramente el evento se hace con alfombra roja para televisar y con una invitacion a su persona, el mensaje es obvio: Entretenimiento, fotos. No es la transmicion de la pelicula “Fraude”, es algo similar a los encuerados en la plancha, el Zocalo ofrece para todos los gustos porque la ciudad es de todos, en su momento los campamentos nos ofrecieron mucho a los visitantes, la toma de Reforma fue lo mejor que le ha pasado a esa avenida en su historia, no es una cosa por la otra, la conciliación sucede pero hay que querer participar de ella.

Barrios. Académico de Filosofía en la UIA y director de la revista Curare. Su más reciente libro
es Símbolos, fantasmas, afectos (Casa Vecina, 2007).
 ¿La Ibero?, ¿Se supone que eso es garantia de algo?.

The girls, the cup and the finger

22 Ene

Internet phenomena is a term designed to describe something as tangible as paradise lost.

In the never ending chain of useless images comes the moment every person who eats has to live: getting the food out, and that obviously has to be recorded, edited and sold to those who enjoy the humiliating feeling that comes with re-eating, so what?.

It’s slightly beyond me why in the world would I think about it enough to care, why exactly would I want to record or watch other people’s reaction towards something that is part of a natural process AND has probably been done many times before?. In the mind of those who believe it’s all about watching indifferently all sorts of atrocities in the name of morbidity and desensitization (so anything inside the computer is bearable) a simple fetish is something to scrutinize, it doesn’t matter if the subject is relevant to their interests, everything has to be seen, heard, tried; Stimuli, no longer has to have a mean or purpose.

A music video station claims it’s the ultimate sign of human decadence, just how many times does it has to be said that humans are nothing but animals?, there’s no increase or decrease, only a constant, and just really, humans have been savouring each others’ waste for ages, the images, they do nothing.

Ana Huevara

22 Ene

Con ese nombre presentó una actriz a la velocista (medallista) Mexicana en una entrega de premios a lo mejor del deporte.

“Ni idea”, esa es la relación que la población mantiene con los atletas, sirven cuando es momento de ver la televisión, hacerla más entretenida, más personal, pero una vez terminada la carrera no hay más llamadas telefonicas inmediatas ni reuniones con “altos ejecutivos” y lo mismo pasa con la atención de la audiencia. El que sigue, y el anterior ni era lo máximo porque todo tenia que ver con la mercadotecnia.

Y cuando la medallista dijo “Me retiro porque hay corrupción” (y “chigo mi madre”, de paso) la población enardeció, era una perdedora, ¿cómo se atrevía a decir que el que tranza no debe avanzar?, ¿quién era ella?, seguramente no tenia una calidad mas alta, estaba ya perdiendo, sus razones eran obscuras, una critica a el sistema anhelado era envidia, aberración, iba en contra de todo lo que sostiene el único mecanismo al que una sociedad corrupta puede aspirar. Entonces las llamadas y reuniones eran solo para amenazar, los desplegados para burlarse, hablaba una perdedora mas que moría de ardor.

Deportistas y cronistas mediocres le dan la espalda, alegando que Ana quiere su puesto, pero claro, la corrupción no existe y si se practica es porque asi funcionan las cosas.

En fin, que me he tardao casi un año en volver a encontrar la portada de la revista “Grita Fuerte” y no la encontré en linea (¿¡¿¿¡quién demonios la quitó!??!?), la encontré en mis viejos archivos, aquí esta, junto con un pilón. Ábranla, bájenla, sálvenla, repártanla, compártanla, Leon Larregui no fue hecho para esconderse tras derechos del publicante (el que la digitalizó ahí puso también su sello de agua), el hombre merece verse, y escucharse, claro.




The Simpsons go to hell

22 Ene

Vacations for The Simpson’s family are a tradition. From last minute trips to Japan, chaotic ones to Australia or wild adventures in Brazil they always have a chance to discover there’s no place like home, the good ol’ USA is easy to understand and well, familiar.

What happened during their trip to China?, a 6,000 year old culture was reduced to mangling a few pop symbols and reminding USAians that they sure are lucky to live in a country where gathering around the television to watch cartoons is not only allowed but encouraged.

It was a story of Selma wishing to adopt a Chinese baby girl because those are discriminated there, there’s something like non-reported domestic violence and sometimes women do that horrible thing called abortion, nothing pro-choice like in the USA.

But no moral lesson would have been good without the comedy, so we got to see Homer visited Mao’s body to mock it, the guy is well dead and it’s always hilarious to laugh at bizarre countries’ authorities, but if the person doesn’t want to get all political there are also lighter subjects like the one of acrobats (beca
use we all love acrobats) and Homer ending up in the hospital.

The main part happens with Selma absolutely falls in love with the baby and has to rescue it herself after authorities discover she had lied in the adoption documents and the little girl gets taken away by those cold hearted government workers, now we know, if somebody wants to adopt in the USA lying to the government is ok, fortunately they take their laws wherever they go so in the end Selma keeps the baby and we are offered a lovely stamp of a sunset with the Simpson’s boat leaving the Forbidden City behind and three dragons appear floating around (cause they’re so martial arts) playing music, dancing and singing how the super fascinating story ended.

Can’t help but think about those classic 40’s Disney films about “South America” and Hitler.

Best game ever

3 Ene

And so it happened, a TV commercial aimed at little girls. The brand?, Mattel on their Barbie division, the product?, a virtual pet life program, the goal?, give girls “tips on how to get the life they have always wanted and be popular”.

How exactly did it became a standard for a kid having the chance to change her hair colour?, since when have kids aspired to popularity?, friendship is not mentioned, the girl has to become a distant unattainable product, a collector of praises, desires and attempts to get close to her and this game only makes everything easier because gone will be the years of struggle, there’s everything wrong with how things are now and everything right with how they could be.

I’m guessing a seven year old suddenly wakes up to find her life is utter… waste and decides it’s time to get the game I already forgot the name of, because if this life isn’t worth living, at least there’s an alternative, the perpetualy charming world of make-up, parties and beauty tips that do wonders in distracting from the ephemerality of the world, nothing could make this a better deal, not even including a second hand book on self-improvement for these future teenage consumers of plastic surgery.

The next game is even better, it’s basically a marvellous and revolutionary way to teach kids how to draw or do small crafts, the electronic board gets connected to the TV or computer and it has a choice for colouring figures and landscapes like the ones of animals in the jungle, it comes with a choice of around 8 colours for this and, it also has the option of “free drawing”, basically the little one can draw a little sun with the plastic pen and can later add the design to a bunch of other things, like crowns and flower shapes already included in the game, but that’s not the best part, the kid can actually create a bunch of real works, the board can get connected to a printer!, forget about a box of 100 pencils of different colours, forget the scissors, forget the bits of paper to make things with, put in in the printer, the kid will have a blast!.

Or, if it’s too clever, kids can get a Winnie the Pooh that walks, the kid won’t learn to walk that way and won’t do anything but sit and watch something that a channel with static offers for half the price, but, the illusion on the kids face for the first few seconds of the bear walking will be priceless.

Francisco Zea

2 Ene

No tengo ni la mas mínima idea de donde salio este hombre directo a conducir un noticiero en la supuesta contraparte democrática al cierre de Radio Caracas (Cadena 3) pero entendamos que sus comentarios sobre la electricidad se sentirían menos avergonzados si al menos fueran patéticos.
El reverendo informa sobre una nota que habla de las pequeñas plantas de energía nuclear que se comenzaran a vender para empresas medianas y comunidades. Primer problema, el reportero le informa que la regulación en Mexico no permite poseer material nuclear, el señor Zea no ve en esto una medida de seguridad sino un problema con AMLO pues dice “Ya me imagino si quisieran autorizarlo, AMLO y el sindicato de electricistas se lanzarían del Castillo de Chapultepec envueltos en la bandera”, usando el mismo Castillo como ejemplo suponemos que para este señor dicho lugar estaría mejor administrado por inversión extranjera pues así, limpio y lustroso como está no sirve tan bien como podria, o, mejor aun, se podría llamar a inversores extranjeros para que organicen eventos sociales en el.
Segundo problema, la energía esta faltando y este reactor nuclear miniatura (mide menos de 1.50m) puede ser la solución, así el señor Zea contribuye con su opinión nuevamente para decir que el futuro es este modo de energía, “no hay de otra”. Creo que nadie le informó que en China, solo como ejemplo, tienen 40 años usando el biogas tanto para casas como para grandes fabricas y que aun aquí en Mexico era una opción en los pueblos pequeños hace unos 60 años. Sale sobrando la mención de la energía solar o eólica.
No puedo pedir que despidan al señor de el “informativo” pero creo que es justo suplicar que se limite a leer las noticias.

Bhutto

2 Ene

It’s the modern tragedy, a woman who fights against a military government gets killed by two bullets or a bomb; What happened?.

The real tragedy is not that a single woman is the only real opposition to a supposedly hated government, oh no, the worse part can’t be that after receiving life threads she sought refugee in a rich country, it just can’t be that bad that after living in exile she returned to Pakistan only to get dozens of civilians dead because of her decision to return to the world of politics.

She couldn’t help her country in any other way?, the best option was to again become Prime Minister, the same one she had at one point and the same one she used for the same thing she criticised, the one she had been kicked out twice of due to corruption charges. So she basically goes back for more, leaving a trail of Innocent blood behind her and looking to take part in a government that is considered dictatorial.

The world expressed outrage when this woman was murdered, first the government (of president Musharraf, that gave Bhutto an amnesty for the corruption cases so she could return) declared al Qaeda had killed her, then it was also added the Talibans did want her dead despite the fact she had helped them in the past, leaving all of that aside, if the woman was shot in the head, why didn’t the USA or the Pakistani government said so from the beginning?.

Riots have happened since the shooting/bombing/electoral meeting, the person who claimed only wanted to begin a democracy (almost 20 years after becoming Prime Minister for the first time), is probably of more use now to the cause, the only thing missing are the masses wanting the same.