¡Ñucanchic huasipungo!

29 Oct

Voy a describir brevemente un comercial que vi ayer, es un comercial creado por el gobierno de la república y va mas o menos así:
Un grupo de hombres con diferentes uniformes, todos blancos, parecen querer iniciar un partido de fútbol rápido, los hombres son de apariencia fisica muy distinta y solo dos parecen llevar la conversación, esos dos son muy distintos entre ellos, uno es de apariencia “clase media” y el otro es un clon de “San Juan Diego” versión original.
Ambos hombres, el clase media y el “San Juan Diego” conversan sobre lo maravilloso que sera todo después de la reforma eléctrica, que el país ahora si que va a progresar, que nos va a convenir a todos y que las empresas que lleguen harán posible que todos tengamos un gran servicio de luz.
La alusión simbólica al balón de fútbol si bien es clara creo que no es lo mas importante pues ya se ha usado en otros comerciales del gobierno de la república, lo que me parece un tanto mas relevante es que se vuelva a usar la imagen de “San Juan Diego” tal cual y no la que la iglesia católica “rediseñó” hace un año solo para que el Sr. pudiera ser canonizado como Santo.
¿Es eso lo mas relevante? No, pero tenia que decirlo.
¿Cuál es la “competencia” de dichos anuncios? Uno muy gracioso sobre negociaciones “en lo obscurito” creado por el sindicato de electricistas que finaliza con una maravillosa canción-himno que nos recuerda los mejores años del comunismo Ruso, hasta la manita empuñando que sale desde la particular visión de un rayo de luz esta ahí.
Y mi amable lector preguntara, ¿Y cuál es el punto pues?, ¿Por qué tanto enredo sin ir al grano?, y solo me queda repetirle esta frase a mi querido lector: “¡Ñucanchic huasipungo!”.

A %d blogueros les gusta esto: